Vuelven los vinilos, pero para decorar

La primera vez que oí hablar de los vinilos para decorar me vino a la cabeza una imagen de una pared con discos de vinilo sembrados por doquier. Pero no, cuando me lo explicaron salí de mi error, aunque en el diccionario de la Academia el vinilo sigue estando asociado a aquellos antológicos LP. Pero, ¿Qué son los vinilos para decoración?

Anécdotas aparte, lo cierto es que los vinilos han llegado para quedarse, especialmente con el impulso que están recibiendo por parte de los programas de decoración que abundan en los “canales femeninos” de la TDT.

Vuelven los vinilos

Los vinilos han venido a aportar un toque personal a las paredes, como evolución necesaria desde el blanco tradicional pasando por las paredes de color.

Este recurso de la decoración permite infinidad de matices y combinaciones, no siempre con resultados óptimos, pero por lo general bastante elegantes y originales. Siendo una alternativa a los colores monocromáticos de las paredes. Un elemento de vida. Una chispa de gracia.

Flores, frases, dibujos, letras, mensajes, fantasía… Todos los palos imaginables son posibles en vinilo, que no tienen porqué limitarse a la pared. Los vinilos decorativos son también igualmente útiles para espejos, ventanas, mamparas, puertas, armarios y un largo etcétera al que solo puede ponerle punto final nuestra imaginación.

Vinilos decorativos en la justa medida

Hay quien dice que los vinilos son adictivos, pero para llegar a serlos primero tienen que pasar una dura prueba: la indecisión. Esa vocecilla que cuando estamos en la tienda de decoración delante de la estantería donde se anuncia: “Vinilos decorativos para pared”, nos dice sigilosa: “Ese no, el otro” “¿Combinará con el color de las cortinas?” y otras cosas que todas sabemos.

Cuando por fin te has decidido por un vinilo decorativo, y te decides fijarlo en la pared, te sigues preguntando si no deberías haber escogido aquel que tenía los colores de la mantelería. ¡Bah!

Los vinilos tienen un hándicap: siempre hay uno que te gusta más que el que tienes, pero también tienen una ventaja: son excelentes recursos decorativos. A la hora de decorar con vinilos lo que hay que tener en cuenta es utilizarlos en su justa medida, pues, como en todo, en el abuso está la perdición. Por eso lo mejor es centrarnos y decidir con qué vinilo decorar nuestra pared.

Decorar las paredes del salón con vinilo

Las paredes del salón debieron ser el primer territorio que conquistaron los vinilos decorativos. ¿Todavía hay quien no tenga tras su sofá un vinilo con la skyline de Nueva York?

Los vinilos “skylines” son los más habituales en las casas de las parejas jóvenes. Un fondo a modo de cabecero que viene a sustituir a los cuadros de niños y niñas vestidos de la primera comunión.

Los vinilos aportan ese toque de color y originalidad que necesita toda gran pared, centro de las miradas cuando la televisión no es la protagonista. La prudencia recomendable es que se peguen los vinilos “skylines” cuando la pared sea grande y la habitación permita mirarlos con perspectiva. Pues aunque son un recurso muy habitual, con personalidad y originales, también puede parecer que en vez de estar viendo la línea de cielo de una ciudad estemos paseando por una de sus calles.

Como alternativa a los vinilos decorativos de skyline están los que muestran retóricas frases de la literatura. Toda una declaración de intereses hecha adhesivo de pared. Eso sí, muy personal. Lo único destacable es que estemos muy seguras del mensaje, pues nos recordará su presencia en la pared hasta que nos decidamos a cambiarlo por otro vinilo.

Y para quienes buscan decoración sin tener que firmar una frase de amor en la pared están los vinilos decorativos de fantasía, flores, mariposas, figuras armónicas… Quizás la mejor solución para quienes buscan su propia definición de decoración con vinilo.

Vinilos decorativos para dormitorios

Aquí sí que decora sin igual una frase romántica o una postal idílica de París. Los vinilos decorativos para dormitorios vienen a sustituir a los cuadros religiosos y crucifijos que hace décadas colgaban sobre el cabecero de la cama. Por contra una ventana que se abre a la torre Eiffel es una excelente opción.

Aunque hay quien no se quiere deshacer de la idea del cuadro sobre la cama. Para estos casos los vinilos decorativos que imitan marcos son la alternativa ideal, aportando ese toque femenino que no puede faltar en un dormitorio. Aunque no hay que descartar las posibilidades cromáticas que ofrecen los vinilos decorativos con los que reproducir las ramas florecidas de un almendro.

Un toque de elegancia minimalista con el que aportar vida y serenidad a un dormitorio, y todo utilizando vinilos decorativos.

Abre la puerta a los vinilos

Uno de los recursos de la decoración con vinilos que más me gusta es utilizar estos adhesivos decorativos para darle otra vida a las puertas. Una alternativa económica y una labor de bricolaje muy sencilla con la que abandonar la tendencia de las muertas monocromáticas para darles vida y significado a las puertas de la casa.

Hay vinilos para puertas que parecen dar acceso a un jardín idílico; otros que dan idea de lo que se esconde tras el tablón de madera; vinilos decorativos que combinan con el color de las paredes; o simplemente vinilos que dejan volar a la imaginación.

Los vinilos estratégicamente colocados, los juegos de luces y los colores de las paredes provocan sensaciones cuando se entra en una habitación, emociones incluso. Con los vinilos se puede decorar una puerta, una pared, crear un original cuadro… todo un mundo de posibilidades abierto a la imaginación. Y ¿por qué no? Un vinilo para decorar la puerta del frigorífico. Pues sí, ya hay quien lo utiliza, con magníficos resultados, por cierto. Además es una excelente solución cuando la nevera se pone parda, tiene manchas imborrables o el tiempo ha comenzado a hacer de las suyas.

Todo lo que imaginas es posible gracias a los vinilos decorativos, tan solo dale rienda suelta al pudor y atrévete a innovar. Tus paredes, puertas, armarios, cocina… te están esperando.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>