Las fundas nórdicas más bonitas y cálidas

La ropa de cama ha cambiado mucho en las últimas décadas. Cuando llega el invierno, uno de los momentos más placenteros de un día frío es el de acostarnos en la cama y taparnos con un cálido y ligero edredón nórdico. Los edredones nórdicos han revolucionado el mundo de la ropa de cama; son ligeros, cálidos y suaves, y gracias a la variedad de fundas nórdicas se pueden combinar fácilmente con los colores de la habitación.

El abrigo que vino del norte

Los edredones y fundas nórdicas tienen su origen en los países escandinavos. En los pueblos del norte de Europa, donde el frío arrecia con especial virulencia. Desde antiguo las gentes no utilizaban mantas para taparse, sino que rellenaban telas con plumas o lana. La pluma más utilizada en los nórdicos es la de éider, un pato cuyo plumaje es muy valorado por su capacidad aislante.

fundas nórdicas reig marti adler

Ventajas de los edredones nórdicos

Los edredones nórdicos ofrecen muchas ventajas, por algo han desbancado de nuestras camas a las tradicionales mantas.

Los rellenos de plumas o material sintético son muy ligeros, facilitando el sueño y el descanso. El material de relleno no es compacto, sino que forma capas de aire aislante que aporta un cálido abrigo.

Los nórdicos son muy versátiles y cómodos a la hora de vestir la cama, ya que una sola pieza sustituye a varias mantas. Están confeccionados con materiales resistentes para durar muchos años, y si se ensucian solo es necesario lavar la funda nórdica, no todo el edredón.

Actualmente se pueden escoger multitud de colores y diseños de fundas que incluyen a juego las fundas de las almohadas, sin necesidad de cambiar el edredón. Así resultan muy económicos a largo plazo.

Rellenos para todos los gustos

Hoy en día existen muchos tipos de nórdicos en función del relleno del edredón. Se pueden adquirir nórdicos rellenos de tradicional plumón, de plumas o los más económicos de fibra sintética, acrílico o algodón. Cada relleno aporta unas características singulares al nórdico.

Los nórdicos rellenos de plumón son los que aportan mayor aislante térmico. En su interior se crea un mayor número de capas que retienen el aire caliente. Los edredones de plumón tienen un gran volumen y muy poco peso, dos factores que señalan su calidad. Es posible encontrar nórdicos que contengan solo una proporción de plumón, hay que decir que a mayor cantidad de plumón mayor es la calidad del edredón.

La pluma utilizada para el relleno de los nórdicos tiene una parte central sólida, que no tiene el plumón. Los edredones de pluma resultan más pesados y proporcionan menos aislamiento térmico, pero también son más económicos.

Los rellenos de fibra sintética, acrílico y algodón son los más baratos. Se confeccionan para imitar las características térmicas de la pluma y el plumón. Una de las ventajas de estos materiales es que se pueden limpiar en lavadora. Además, los fabricantes que están apostando por estos materiales los están dotando de características antialérgicas, transpirables y térmicas con las que están conquistando mercado a los rellenos tradicionales.

funda nordica nicoleta reversible aretha

Cuidado y limpieza

Los nórdicos rellenos de pluma o plumón son muy transpirables. Captan la humedad que nuestro cuerpo desprende mediante el sudor y la llevan al exterior, ayudando a mantenernos secos.

Es aconsejable airear el edredón a menudo, para facilitar que elimine la humedad que pueda haber retenido. Ahuecar el relleno ayuda a que se distribuya uniformemente, manteniendo su capacidad térmica.

Para limpiar manchas de la funda o la tela, hay que evitar que al humedecer esté en contacto con el relleno. Es recomendable consultar y seguir las instrucciones del fabricante para el lavado. Es importante que el relleno no se deforme ni se dañe, puesto que puede perder sus características térmicas.

Moda y tendencias en edredones nórdicos y fundas nórdicas

Todavía no hay ninguna pasarela por la que desfilen nuestras camas, pero cada año los diseñadores y fabricantes se esfuerzan por confeccionar fundas nórdicas para todos los gustos.

Los estilos clásicos son una apuesta segura. Colores sobrios y formas geométricas repetitivas para adaptarse a los dormitorios de siempre. El blanco tampoco deja de estar de moda, aunque no es nada aconsejable, especialmente porque son propensos a las manchas.

Para las más atrevidas los diseños actuales con colores llamativos y formas inspiradas en la naturaleza son la mejor opción. Una funda nórdica colorida llena de alegría la habitación y aporta claridad a la estancia. No solo son colores y formas para niños, sino que casan muy bien en elegantes dormitorios matrimoniales.

La moda en las fundas nórdicas es muy variada. Algunas de las novedades de este año recuperan los diseños de rayas y los bicolores, sin dejar atrás los modelos temáticos, las flores e incluso los paisajes, en menor medida. Los lunares tampoco han perdido protagonismo en la nueva temporada, pero sobre todo llegan con fuerza los colores apasionados.

Aquí puedes ver un montón más de fundas bonitas

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>