Cómo decorar habitaciones infantiles

Habitaciones infantiles originales y chulas

Visto en habitatkid

La habitación de un niño no es una habitación más de la casa, al menos su decoración. En ella se deben traslucir las inquietudes de los más pequeños, deben ser zonas de ocio y juego, y al mismo tiempo un lugar de descanso. Para combinar todas las piezas del puzzle es importante que la decoración de las habitaciones infantiles cumpla con algunas pautas que hemos seleccionado en decorblog. decorar habitaciones infantiles es una tarea gratificante y enriquecedora

Habitaciones infantiles con mucho color

El color es fundamental en la vida de los niños. Su apreciación de los tonos y la palestra cromática se puede acentuar con la interacción conveniente de los colores que decoran la habitación. Como punto de partida el blanco es una muy buena opción para hacer de base. Aunque sin descartar pintar alguna pared en alguno de los colores dominantes de la estancia. Lo bueno de las paredes blancas en las habitaciones infantiles es que con tan solo cambiar los complementos ya se tiene una habitación con una decoración nueva. Una forma sencilla de modificar el ambiente cada vez que a los chicos les resulte aburrida la decoración de su habitación.

Pensemos en habitaciones infantiles y coloridas para despertar la creatividad de los más pequeños. Un dormitorio colorido tiene que estar salpicado de elementos y mobiliario reflejos de la gama del arcoíris. No importa que la línea de decoración se rompa en un collage de experiencias visuales. La decoración de las habitaciones infantiles da mucho juego. Y precisamente el juego va a ser un máxima, por lo que no temas por alternar muebles de colores con láminas de sus héroes favoritos. Los cojines surtidos y puf también ayudan a aportar color y son muy usuales en los ratos de diversión.

Decorar la habitación de una niña

Aunque a todos los pequeños de la casa suelen gustarles los colores llamativos en sus habitaciones, con la decoración de la habitación de una niña hay que tener en cuenta sus gustos. Por lo general el rosa suele ser el color imperante, que contrasta muy bien con el blanco, pudiendo crear una interesante gama cromática. Sin descartar el resto de la gama, tampoco hay que encasillarse en asociar un color con un género.

En la habitación de una niña la decoración puede ser más delicada y no tan agresiva como los colores llamativos que gustan más a los hombrecitos de la casa. Escoger cojines rosas, salmón o blancos, enfundados en ganchillo es una de las tendencias que más se ven en las revistas de decoración. Las paredes es mejor pintarlas en tonos pastel, en las que contrastar con algún elemento más llamativo, con un objeto rojo en una pared rosa. Pero no hay que olvidar con son niñas, y por tanto el juego debe estar presente. Colocar una pizarra donde puedan pintar o reservar una porción de pared para crear un superficie donde ellas puedan dejar fluir su imaginación es una solución que seguro tendrá éxito en la decoración de la habitación.

Y por supuesto hay que dejar un espacio para una afición común en muchas niñas: los disfraces. ¿A qué niña no le gusta disfrazarse de princesa? Reserva un rincón donde ella pueda tener los vestidos que la convierten en la protagonista del cuento, coloca un gran espejo y tendrás satisfecho los juegos de la pequeña del hogar con un gasto mínimo y sin romper con la decoración de la habitación infantil.

Ten en cuenta sus aficiones

Aviones volando por el techo, barcos surcando las paredes, héroes de la pequeña pantalla asomando por algún rincón… En la decoración de las habitaciones infantiles hay que tener muy presente las aficiones y gustos de los más pequeños. Pero teniendo en cuenta que también es un espacio para el descanso. Por lo que hay que evitar crear sombras durante la noche o incluir elementos que puedan activar su imaginación en el momento de irse a dormir.

Decorar con colores neutros e incluir elementos de juego ayuda a tener una habitación infantil acorde a sus necesidades, tanto de juego como de descanso. Siempre teniendo en cuenta la iluminación. Aprovecha toda la luz exterior. Colocando cortinas o visillos de colores y conseguirás realizar juegos de luces que te permiten aprovechar el sol y aportar calidez a la habitación.

La pared del cabecero de la cama es el lugar óptimo para tener en cuenta las aficiones de los niños en la decoración de una habitación. Son un espacio abierto a la creatividad donde poder pintar elementos que le aportan personalidad a la estancia y se identifican con los pequeños, pero sin ser molestos a la hora de dormir, puesto que quedan fuera de su campo de visión.

Inspírate en las fotos que hemos seleccionado para la decoración de las habitaciones infantiles, seguro que encuentras la mejor solución para tu hogar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>